Archive for 2010

Los frascos de Lluis Blanc

Por Ramón Monegal, Perfumista.

Ramón Monegal

 

El frasco es la formalización de la abstracción olfativa, la visualización del concepto del perfume, su propia imagen, su identidad. Por esta razón el proceso de crear un perfume no puede darse por acabado hasta que se produce ese íntimo diálogo entre continente y contenido.

Lluís Blanc es uno de esos raros diseñadores que se atreve a diseñar perfumes no solo para proteger su frágil desnudez, sino sobre todo para ensalzar sus virtudes y envolverlas de un halo comunicativo que defina su personalidad única.

Bambú. Adolfo DomínguezHay que saber amar y entender la perfumería para poder imaginar unos frascos de perfume que a modo de objetos de deseo, guarden el secreto de estas ‘pócimas mágicas’ que cobran vida a través de su composición olfativa y que solo se desvela en el momento de su liberación, para transmitirlo a través de la piel en contacto con el aire.

Lluís Blanc, a través de sus propuestas, mezcla técnicas y materiales con intenciones profundas. Éstas son a veces escultóricas (seguramente influencia directa de la obra de su padre, el escultor Luis Blanc Bofill, en la etapa que Alexandre Cirici definió como Minimalismo Orgánico), claramente perceptibles en su diseño para vestir la naturaleza vegetal del Bambú, o en la alegoría eufórica de su ánfora para contener el frescor ozónico de Alegría, o la ergonomía táctil de su gota-piedra que contiene en su interior la promesa de una nueva generación de fragancias azules (U Blue).En todos ellos, sus trazos contundentes recuerdan aquellos que de la mano de Serge Mansau nos abrió la vía escultórica al diseño de la perfumería moderna.

blueOtras veces sus intenciones se decantan hacia un lenguaje de proporciones clásicas, casi helénicas, alineadas con los principios que marcó su bisabuelo Esteve Monegal Prat (impulso, fuerza y alma creativa de Myrurgia) y es capaz de vestir una flor de Azahar con literatura y transmitir su fragancia, convertida en poesía visual a través de los poros del cristal.

Pero además, con la misma valentía e imaginación camaleónica de Pierre Dinand, padre del diseño en la perfumería moderna, en otras ocasiones saca a relucir las virtudes de su generación, sus intenciones innovadoras y vanguardistas, liberando su faceta más rebelde para proponernos un diseño en forma de piel protectora y personalizable en donde además incorpora movimiento, sonido, textura y transparencia, todo para identificar una nueva generación mas interactiva y participativa con sus objetos de deseo (U Adolfo Domínguez). También cuando interpreta el perfume de la noche para PACHA Ibiza truncando un cubo romo dotándolo así de un movimiento inesperado, en forma de juego de dados, que sorprende y cautiva por igual.

Pure Pacha. Pacha Ibiza

 

Lluís Blanc es en resumen, un diseñador apasionado con tacto de escultor, profundamente reflexivo y dotado con una innata capacidad intelectual para la comunicación perfumística, que ha facilitado de forma inusual ese dialogo esencial entre frasco y perfume, esa existencia simbiótica a la que ambos están sujetos