All posts in . Lluis Blanc

Master class. ElisavaUPF

Desde hace unos años, cada diciembre participo, impartiendo una master-class, en el Master de Branding de Elisava UPF.

Es sin duda un gran desafío el intentar conservar el interés de los jóvenes de la era digital durante cuatro horas de ‘monólogo’,

Acabo agotado y con la voz estropeada. Y siempre abandono el lugar con una duda instalada en mi cabeza: ¿lo he logrado? ¿habrá llegado el mensaje? aunque sea a un par de ellos…

La escuela (universitaria pero escuela a fin de cuentas) tiene la sana costumbre de pedir a los alumnos que evalúen de forma anónima a los profesores y ponentes.

Yo no tengo conocimiento del resultado de la consulta hasta unas semanas más tarde… y es entonces cuando todo cobra sentido.

Por esto vuelvo cada año.

IMG_2008

Seminario en ISDIN

Fantástica experiencia ayer en Isdin. Seminario sobre diseño emocional ante un abarrotado e interesado auditorio.

¿Quién es Lluís Blanc?

 

Lluis Blanc nace en Barcelona en 1968.

Estudia Diseño Gráfico en Eina de 1987 a 1990

Tras los estudios entra en el Departamento de Diseño Gráfico de TV3 .

En 1993 se une a Shining Strategic Design y se especializa en diseño de packaging. Crea sus primeros frascos de perfume para Coty Astor.

En 1996 se incorpora a Coleman Schmidlin and Partners como Director Creativo Ejecutivo y Partner. Primeros frascos para Adolfo Dominguez y Myrurgia.

En el 2000 funda BLANCCO, su propio estudio de diseño. Empieza su fructífera relación con Puig.

lluis blancDurante toda su trayectoria profesional Lluis Blanc ha desarrollado proyectos de packaging para marcas como: Adolfo Dominguez, Altadis, Agatha Ruiz de la Prada, Aigner Parfums, Bacardí, Bayer, Bebé, Benetton, Bollycao, Chupa Chups, Cobega, Compal, Coty Astor, Cruzcampo, Delaviuda, Dixan, Don Algodón, Donettes, Donuts, Eassun, El Caserío, Fontaneda, Font Vella, Gallina Blanca, Isdin, Kaliber Guiness, Kellogg’s, Knorr, Kraft, La Casera, Lactovit, Lanjarón, Maheso, Mango, Marcilla, Massimo Dutti, Miko, Mistol, Myrurgia, Nabisco, Nenuco, Nescafé, Nestlé, Neutrex, Pachá, Pinaud, Pond’s, Princesa, Puig, Ram, Saimaza, San Miguel, Suchard, Victorio & Lucchino, Vilas del Turbón, Vitesse, Yoplait o Zara.

 


Who is Lluis Blanc?

Lluís Blanc born in Barcelona in 1968.

Eina School of Arts, Graphic Design degree 1987-1990.

After two years in the graphic design department of  Televisió de Catalunya (Catalonian Public TV), in 1993 he joined Shining Strategic Design BCN and specialised in packaging design. Created his first perfume bottles for Coty

In 1996 he became Creative Director/ Partner of the Spanish affiliate of the Swiss-American firm Coleman Schmidlin & Partners  First perfume bottles for Adolfo Dominguez and Myrurgia

In 2000 he founded BLANCCO, his own design studio  Began his fruitful relationship with Puig

Conferencia en Hispack

IMG_2506El pasado 23 de Abril, en el marco de la Hispack, Lluís Blanc como ponente de la conferencia ‘En clave de Deseo’

Una aproximación a las bases del diseño emocional, a través del análisis de la conceptualización y desarrollo de proyectos para perfumería.

IMG_8760

Profumo di Uomo

Un relato de Lluís Blanc. A short tale by Lluís Blanc

 

Ramón entra en el bar antes de la hora convenida, busca una buena mesa y se sienta a esperar. Ha quedado con un buen amigo; un amigo antiguo y querido que está pasando por una profunda crisis de pareja. Abel es uno de esos hombres buenos que están, sin embargo, condenados al fracaso por su absoluta falta de malicia. Se entrega a su pareja hasta la rendición, y eso es el principio del fin. IMG_3366Es sólo cuestión de tiempo que, sin tensión afectiva, sin riesgo ni triunfo, su mujer acabe perdiendo el interés.

Ramón pide una cerveza y se prepara para oír lo que ya sabe. Ha notado los cambios en Verónica. Su cada día más acusada necesidad de espacio, su renacida coquetería….

Ramón sabe que Abel la ama, que no soporta la idea de perderla y que justamente esta es la razón por la que la acabará perdiendo. Sabe que le contará todo lo que ha hecho por ella, todo a lo que ha renunciado sin dudar. Su devoción y sus constantes atenciones. Su escrupuloso respeto y comprensión infinita. Y lo injusto que es lo que le está pasando. Que no consigue entenderlo, que no puede aceptarlo y que está lleno de rabia. Le preguntará sobre qué hacer, le dirá que ya no aguanta más. Si se enfrenta a ella se irá, pero si le deja espacio se acabará marchando igualmente. Ramón piensa en su amigo. Lo conoce desde hace décadas y siempre ha sido igual. Un tipo que hace de su bondad y predictibilidad su principal virtud. Un personaje transparente y fiable, de trayectoria lineal y velocidad de crucero…

De pronto se le ocurre una idea: Abel debería simplemente cambiar de perfume. Apuesta a que usa exactamente el mismo desde que se casó, o que como mucho lo ha cambiado a propuesta de su mujer. Esta vez debería pasar de su confortable y elegante colonia a una fragancia más atrevida e intensa. Y hacerlo sin más. Sin ninguna explicación. Verónica no podrá evitar hacerse preguntas. ¿Y este cambio?, ¿A qué viene?, ¿A quién quiere gustar? A mí no, porque a mí nunca me han gustado los perfumes intensos (si fuera de otro modo Abel hace años que los usaría, sonríe Ramón mientras lo piensa) ¿Quién se lo ha recomendado? No le pega nada. Posiblemente le interrogue directamente y entonces Abel debe quitarle toda la importancia. No sé, me ha dado por ahí. Y sobre todo no preguntarle si le gusta. Obviamente no arreglará todos los problemas, pero abrirá la posibilidad del misterio, del peligro. Añadirá independencia, malicia, o incluso capacidad de traición a su personaje. Rasgos de los que ahora carece y que lo convertirán seguro en más interesante, más deseable. Todo ello aderezado con un par de despistes y algún pequeño retraso injustificado, puede que despierten el interés ahora desaparecido en Verónica.

Abel se sienta tras un efusivo abrazo. Se sincera con su viejo amigo y le pide consejo. Ramón le explica su sutil pero sofisticado plan, y éste responde con una mueca de absoluta perplejidad. Como si su amigo le estuviera explicando la burrada más grande jamás contada. Ramón le mira a los ojos y comprende que si Abel fuera capaz de entender de lo que le está hablando, posiblemente no estaría en la situación en la que se encuentra. Le pide entonces que olvide su alocada idea y le ofrece un consejo tan estándar como inútil: Habla con ella. No hay nada que no se pueda resolver hablando.

Ipmark. Dossier de Branding

 

Ipmark –  Según tu experiencia, ¿qué demandan los consumidores a las marcas en la actualidad?

Lluís Blanc – Parece claro que el consumidor desea que las marcas se vuelvan a acercar a él. Existe un distanciamiento entre consumidores y marcas en general, la percepción de que, si bien es cierto que existe una diferencia respecto a la marca de distribución, no siempre compensa el esfuerzo que supone pagarla, e incluso la idea creciente de que la diferencia de calidades es cada vez menor.

Dicho de otra manera: al haber puesto en crisis que exista realmente un valor añadido (como mínimo ha puesto en crisis la cuantificación de ese valor) ahora demanda: por un lado, percibir claramente esa mayor calidad que hasta la fecha simplemente ‘se le suponía’ a la marca, y por otro percibir sensibilización por parte de la marca hacia la nueva situación, voluntad de ser de nuevo su aliado.

 IPMARK

 

Ipmark – ¿Qué puede hacer el branding para ayudar a las marcas a ser más relevantes ante los consumidores y la sociedad?

Lluís Blanc – Dicho simplemente: dejar de ser branding. Hay que entrar en la era del Post-branding. La nueva manera de ayudar a la marca es dejar de poner el foco sobre ella. Devolver el protagonismo al producto, revisarlo y adaptarlo a una nueva realidad. Volver a los orígenes. No desarrollar los productos que ‘aguantan’ bajo la marca, si no los que merecen ser firmados por una marca. Olvidar las marcas chicle que se estiran hasta lo absurdo para firmar ‘oportunidades’ desvirtuando la auténtica razón de ser de la marca. Marcas más concretas, son marcas más veraces. Debemos dejar de pensar en lo que es creíble y volver a pensar en lo que es cierto.

Si tomamos el símil de la marca y la vaca, según el cual además de ordeñar la marca debíamos alimentarla (y eso era a grosso modo lo que hacía el branding) debemos repasar lo que le dábamos de comer. Cambiar según que piensos, si es posible incluir forraje fresco en su dieta y sobre todo abandonar las hormonas y el clembuterol… y comunicarlo de la manera más honesta posible, huyendo del paternalismo, con respeto por el consumidor.

De Rojo

Un Relato de Lluís Blanc.  A Short Tale by Lluís Blanc

 

Captura de pantalla 2014-06-20 a la(s) 12.24.58

Nunca he seducido a una mujer de rojo. He estado con mujeres de blanco, que contrariamente a lo que pudiera parecer, no son inocentes sino luminosas y vitales. El blanco suele ocultar pieles oscuras y bronceadas, espíritus libres y amplios (Si bien es cierto que, si el blanco lo es en forma de camisa, ésta ejerce de corsé, manteniéndola a ella recta y distante hasta que se desabotona).

No me atrae especialmente la mujer de rosa, me aturde su juego, su feminidad histriónica. Su pátina de romanticismo apenas tapa una superficialidad simplona.

He intimado con todas las gamas del beige, desde el arena al café con leche, pasando por los tostados, y sí, son lo que parecen: cálidas y serenas.

Estuve una vez con una mujer de amarillo. Rectifico: ella estuvo conmigo. Insolente, atrevida, apabullante. Qué diferente de la de verde, a la que debes convencer de tu interés por ella.

También está la de azul, de una sencillez reconfortante cuando se mueve en la gama de los lavados, muy distinta de la de azul marino, de una convencionalidad que raya lo severo. Y de la de azul turquesa, un regalo veraniego de una intensidad inusitada.

Puedo hablar de lo imprevisible del negro que viste seguridad o timidez a partes iguales, del deseo elegante de la mujer de marrón chocolate o de la insufrible indefinición de la de gris… pero no puedo hablar en primera persona de la feminidad extrema; de la voluptuosa y arrolladora mujer de rojo.

He tenido, es cierto, victorias parciales. Me acosté una vez con una al día siguiente, cuando ya no lo vestía, y un par de veces ha aparecido por sorpresa en forma de ropa interior. Estimulante sin duda, pero lejos de una conquista clara.

No soy un Casanova obsesionado por la seducción, quizás sea un incontrolable observador, fascinado por los matices y los tonos.  No imaginen un personaje estrafalario que toma oscuras notas en un obsceno y manoseado bloc, nada más lejos de la realidad. Soy un tipo normal, diría incluso que bien parecido, que sigue esperando su oportunidad, pero que empieza a sospechar que una mujer de rojo nunca se fijará en un hombre de gris piedra o de azul petróleo.

Los frascos de Lluis Blanc

Por Ramón Monegal, Perfumista.

Ramón Monegal

 

El frasco es la formalización de la abstracción olfativa, la visualización del concepto del perfume, su propia imagen, su identidad. Por esta razón el proceso de crear un perfume no puede darse por acabado hasta que se produce ese íntimo diálogo entre continente y contenido.

Lluís Blanc es uno de esos raros diseñadores que se atreve a diseñar perfumes no solo para proteger su frágil desnudez, sino sobre todo para ensalzar sus virtudes y envolverlas de un halo comunicativo que defina su personalidad única.

Bambú. Adolfo DomínguezHay que saber amar y entender la perfumería para poder imaginar unos frascos de perfume que a modo de objetos de deseo, guarden el secreto de estas ‘pócimas mágicas’ que cobran vida a través de su composición olfativa y que solo se desvela en el momento de su liberación, para transmitirlo a través de la piel en contacto con el aire.

Lluís Blanc, a través de sus propuestas, mezcla técnicas y materiales con intenciones profundas. Éstas son a veces escultóricas (seguramente influencia directa de la obra de su padre, el escultor Luis Blanc Bofill, en la etapa que Alexandre Cirici definió como Minimalismo Orgánico), claramente perceptibles en su diseño para vestir la naturaleza vegetal del Bambú, o en la alegoría eufórica de su ánfora para contener el frescor ozónico de Alegría, o la ergonomía táctil de su gota-piedra que contiene en su interior la promesa de una nueva generación de fragancias azules (U Blue).En todos ellos, sus trazos contundentes recuerdan aquellos que de la mano de Serge Mansau nos abrió la vía escultórica al diseño de la perfumería moderna.

blueOtras veces sus intenciones se decantan hacia un lenguaje de proporciones clásicas, casi helénicas, alineadas con los principios que marcó su bisabuelo Esteve Monegal Prat (impulso, fuerza y alma creativa de Myrurgia) y es capaz de vestir una flor de Azahar con literatura y transmitir su fragancia, convertida en poesía visual a través de los poros del cristal.

Pero además, con la misma valentía e imaginación camaleónica de Pierre Dinand, padre del diseño en la perfumería moderna, en otras ocasiones saca a relucir las virtudes de su generación, sus intenciones innovadoras y vanguardistas, liberando su faceta más rebelde para proponernos un diseño en forma de piel protectora y personalizable en donde además incorpora movimiento, sonido, textura y transparencia, todo para identificar una nueva generación mas interactiva y participativa con sus objetos de deseo (U Adolfo Domínguez). También cuando interpreta el perfume de la noche para PACHA Ibiza truncando un cubo romo dotándolo así de un movimiento inesperado, en forma de juego de dados, que sorprende y cautiva por igual.

Pure Pacha. Pacha Ibiza

 

Lluís Blanc es en resumen, un diseñador apasionado con tacto de escultor, profundamente reflexivo y dotado con una innata capacidad intelectual para la comunicación perfumística, que ha facilitado de forma inusual ese dialogo esencial entre frasco y perfume, esa existencia simbiótica a la que ambos están sujetos

 

 

 

Perfume bottle design

heroVBy Lluis Blanc. Creative Director

Every year more than fifty new perfumes come on to the market. Fifty new products in addition to the many that already exist and that make up between them some two hundred volatile and, in a sense, abstract product lines whose true worth and significance is known only to a few in the business.

As this situation gets worse, advertising and packaging become ever more important as they have to somehow communicate the “meaning” of the perfume in a way that people will understand. It is largely thanks to them that the targeted consumer tries out the perfume in the first place, so that it can finally speak for itself, which is the ultimate test of whether they will buy it or not.

If the role of advertising is to create the emotional content, something that appeals to us, whether consciously or unconsciously, then the packaging, and the bottle in particular, is the most tangible aspect, and the only physical part, of the mix. The designer has to use the shape, colour and combination of materials to create the product’s visual identity. Their job is to make the product stand out, to express what the perfume is about, which age group it is aimed at and where it sits in terms of quality. But above all, they have to create a sense of excitement.

“The bottle will be around until it’s empty, it will be part of its owner’s life for months or even years and throughout this time it must remain an object of desire because the fact is, the bottle is as much a part of the product as the perfume is.”